2021, objetivos bien formulados en 10 pasos

Finaliza el 2020, para algunas un año fatídico y para todas seguro que raro, raro.

Con el año 2021 llegan nuevas esperanzas y nuevos propósitos. Es una época estupenda para iniciar nuevos proyectos, cargarse de buenas intenciones o marcarse objetivos: dejar de fumar, aprender inglés, ir al gimnasio, adelgazar, emprender un nuevo negocio… son de los más tradicionales ¿te suenan? ¿Estás pensando en los objetivos para el 2021 y hay más de uno que ya aparecían en las listas de años anteriores?

Pues bienvenida a uno de los clubs con más afiliados del mundo: “El club de los objetivos no cumplidos

Las razones pueden ser infinitas y ajenas a uno mismo, pero hoy vamos a centrarnos en una de las posibles causas: “Formular incorrectamente el objetivo”. Lo más típico es que sea demasiado ambicioso, poco concreto o incluso que no sea beneficioso para nosotr@s.

Aquí todos los pasos para la correcta formulación de objetivos, ¡Seguro que notaras la diferencia!

  1. Enúncialo en términos positivos: Nuestra mente es mucho más amiga del Sí que del No, pongámoslo fácil enunciado nuestro objetivo en positivo. Describe lo que sí quieres para ti. Es mucho más efectivo decir “Quiero verdura para comer” a “No quiero carne”; “Quiero tener un trabajo con más flexibilidad horaria” a “No quiero trabajar más aquí” o “Quiero estar tranquilo en las reuniones de trabajo” a “No quiero ponerme nervioso en las reuniones de trabajo” . La formulación en positivo es más concreta y autorresponsabilizada.

  2. Que dependa de ti. El objetivo es tuyo por lo tanto tiene que contener lo que vas a hacer tú, no otros. Fija tu objetivo en lo que tu sí tienes control. Por ejemplo: Si eres un sastre y te dices “Voy vender un millón de trajes” date cuenta que tu objetivo recae en los clientes, no en ti. Mejor “Voy a confeccionar buenos trajes, de calidad, a la moda y económicos, haré promoción en el teletienda” ya que nuevamente asumes lo que puedes hacer tú sin centrarte en lo que harán los clientes ya que sobre ellos no tienes control.

  3. Realista El objetivo tiene que tener un tamaño adecuado y real. No se puede tener todo y menos a la voz de ya. Recuerda que el objetivo global puede estar formado por una secuencia de metas. Por ejemplo: “Quiero pesar 60 kilos*, perderé 4 kilos en un mes, uno por semana” (es real si pesas 64, claro). Si tu objetivo tiene más que ver con cambios de conducta o creencias, piensa la cantidad de años que llevas en ese punto, ¿te parece lógico cambiarlo en un día? Busca pequeños pasos asumibles que te lleven hasta el estado deseado: “ En el 2021 seré extrovertid@” es seguro imposible si llevas 30 años de timidez; marca metas del tipo “iré a todas las fiestas que me inviten y hablaré como mínimo con un desconocido en cada una de ellas”

    Nota*: he usado el ejemplo del peso porque además de ser muy recurrente es muy claro por ser numérico. Dicho esto tened en cuenta que en lo relacionado con el adelgazar, el objetivo será más eficaz y sano si lo planteas en términos de vida y alimentación saludable. Adelgazar no es el fin, el fi es sentirse mejor y para ello hay que tener hábitos saludables de vida, que incluyen alimentación y ejercicio.

  4. ¿Cómo sabes que va por el buen camino? Es importantísimo que monitorices tu objetivo en cada paso, busca evidencias que demuestren que estás en el buen camino. Si es cuantificable es muy fácil: kilos, número de clientes, horas de sueño, etc. Si son evidencias cualitativas es bueno que crees una puntuación del 1 al 10, y así das un valor al estado inicial y otro al estado actual para poder comparar la evolución; he pasado de un nerviosismo 8 a un 5.

  5. Contexto concreto Lo que es útil hoy quizás mañana no lo es. Lo que vale aquí, quizás allí no sirve. Quizás un proyecto con tu amigo Pepe sí, pero otro quizás mejor con tu amiga Luisa. Así que reflexiona y especifica en “dónde”, “cuándo” y “ con quien” cuando formules tu objetivo.

  6. Ecología Es momento que te preguntes cómo te afectará a ti y a tu entorno si alcanzas tu objetivo. ¿Y si no lo alcanzas? ¿Qué habrás dejado por el camino? ¿Merece la pena? No sería la primera vez que alguien con mucho esfuerzo y tesón alcanza un gran éxito profesional pero es un total ausente en su familia. ¿Puede ser tu caso?

    Piénsalo bien, no hay ganancia sin pérdida, piensa que si alcanzas tu objetivo habrá algo bueno, pero ¿Cuál será el otro lado de la moneda?
  7. Recursos ¿Has pensado lo qué vas a necesitar para la obtención de tu objetivo? Y lo que ya tienes? ¡Ahora es el momento! Lista todo lo que se te ocurra: tiempo, dinero, energía, formación, aptitudes, bienes materiales, etc.

    Con esta lista es muy importante que revises los pasos anteriores. Si vas a necesitar formación para conseguir tu objetivo tendrás que añadir el tiempo que invertirás en realizarla en tus submetas o si vas a necesitar dinero, tendrás que contemplar si necesitaras tiempo reunirlo, etc.

  8. Otras alternativas Haz el ejercicio de plantearte todo el proceso con otra mirada, con ojos curiosos y juguetones, pon ojos de niño, de sabueso y de superhéroe e intenta descubrir diferentes caminos hasta tu objetivo. Cuestiónatelo todo, por muy absurdo que te parezca seguro que te surge alguna buena idea.

  9. Escenas temidas: Ahora es el momento que te preguntes ¿Qué es lo peor que me podría pasar si lo intento? ¿Y si no lo consigo? ¿ Y si lo consigo? Estas preguntas tienen un doble objetivo, por un lado prever posibles dificultades y segundo, darte cuenta que el peor de los escenarios seguramente no es tan grave. Es sorpréndete descubrir la de bloqueos que hay por un “lo que dirán” o por la posibilidad de que “fulanito se moleste”. Generalmente simplemente visualizando este tipo de bloqueos se desmontan solitos ya que se visualizan como lo que son, miedos infantiles.

    Otras veces el peor de los escenarios es más “grave”, aquí es el momento de ser previsor y ver cómo minimizar riesgos aunque no olvides el dicho, “quien no apuesta no gana«.

  10. Revisión. Ya solo queda que revises tu objetivo correctamente formulado, ajusta y reajusta hasta que cumpla todos los puntos anteriores y sobre todo hasta que te sientas a gusto con él, un objetivo es como un traje a medida, por lo tanto te tiene que sentar de maravilla. 

Si tienes alguna pregunta o quieres que revisemos juntos el objetivo déjame un comentario y lo revisamos juntis.

¡Suerte y feliz 2021!

Los comentarios están cerrados.