Contento de que llegue el otoño.

¡Por fin, por fin llega el otoño! ¡Viva el otoño!

¿Cuántas veces has oído esto? Seguro que pocas veces. Con el otoño llega el frío, el cambio de hora, las noches largas y los días cortos; y con esto muchas veces la tristeza y melancolía… Pues yo este año sí. Estoy contento de que llegue el otoño.

Tengo ganas de meterme en la cueva, de estar en casa, de descansar, de pensar, de sentir, de procesar todo lo que ha ocurrido durante el curso. Quiero tener menos prisa, de hacer menos cosas, de tener menos vida social, de que el día termine antes, de cenar prontito y estar en el sofá bajo una manta.

Si chicas, el modelo de vida actual nos empuja a un día soleado constante, a una eterna primavera.

Ganas de meterse en la cueva.

Tenemos actividad muchas más horas que en las que hay luz solar y estamos a tope todo el año. Esto supone un gasto energético enorme (y no voy a entrar en la cuestión de emergencia climática, pero habría mucho que decir también).

Pero este sobre esfuerzo no es gratuito, tiene un coste.

Abstemias, cansancios y tristezas no son enfermedades, son síntomas de que no estamos sincronizados con lo que de forma natural nos tocaría estar viviendo, son el coste de nuestro empeño a vivir siempre a mil.

Estoy contento de que llegue el otoño.

Yo este otoño siento la necesidad de meterme en la cueva, de parar, llevamos todas unos cursos muy duros: pandemias, desescaladas y nueva realidad no son ningún moco de pavo. Además de esta coyuntura, la vida ya es de por sí un sin fin de vivencias, de penas y alegrías, ganancias y pérdidas.

Yo necesito, yo reivindico, el otoño e invierno como el momento para procesarlo, para parar, para reflexionar en lo ocurrido, para dejar salir otras emociones que con el speed del día a día no encuentran cabida.

Quiero drenar mis penas, quiero revivir mi alegrías.

Estoy contento de que llegue el otoño, quiero coger fuerzas para la primavera.

Si crees que necesitas acompañamiento no dudes en contactarme:

 

Publicar Etiquetados con, , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *