Gestalt para gays ¿Qué es la Terapia Gestalt? Descripción básica

Gestalt para gays ¿Qué es la Terapia Gestalt? Descripción básica

La terapia Gestalt es una invitación al autoconocimiento y el crecimiento personal.

Estar más conectado con lo que somos realmente, con nuestras verdaderas necesidades y no regirnos por ideas limitantes que coarta nuestra libertad. Revisando la creencias anticuadas aumentamos nuestra capacidad de vivir plenamente. Esta terapia está enmarcada dentro de la corriente Humanista de la psicología y fue desarrollada por Fritz Pearls en las décadas de los 50 y 60 del siglo pasado.

¿Nunca te has sentido empujado por una inercia que no has elegido tu? ¿Tienes reacciones incontrolables como si alguien apretara un botón invisible para el enfado o la tristeza? ¿Cuántas veces no has sabido que sentías? O ¿ Alguna vez has tenido la sensación que la vida pasa pero que tu no la vives?

El trabajo gestáltico justamente consiste en romper las inercias robóticas de nuestras reacciones y emociones. Con la ampliación de nuestra autoconciencia estaremos más preparados para no dejarnos arrastrar por los acontecimientos o nuestras propias emociones.

Vivimos en una sociedad donde hay sentimientos que son negados o mal vistos y no son aceptados como “buenos” en la naturaleza humana. ¿Cuánta gente conoces que se enorgullezca de ser envidiosa o tener sentimientos de odio? Además, cada sistema familiar también tiene sus restricciones, familias donde por ejemplo las muestras de cariño se reciben con rechazo por considerarlas síntomas de debilidad.

Por contra, la terapia Gestalt consiste en no juzgar, todo lo contrario, aceptar y abrazar cada una de nuestras facetas.

El reconocimiento y reapropiación de estas partes escondidas tiene un fuerte impacto en nosotros que ensancha los límites de nuestro autoconocimiento. Además nos hace ganar autonomía y ya que desde ese conocimiento se nos abre un abanico más amplio de elecciones y no simplemente hacer lo que siemrpre hemos hecho de forma inconsciente. Descubrir y aceptar que sí, que podemos actuar egoístamente o que sí, que somos muy fuertes o cariñosos tiene un gran efecto ya que te abre las puertas a formas diferentes de gestión de tus emociones o relaciones.

La ampliación de conciencia en la Gestalt se basa en estos tres pilares: el Aquí y Ahora, Autoresponsabilidad y Aceptación:

Vivir el Aquí y ahora

Consiste en estar presente y consciente en nuestras acciones, pensamiento, emociones y sensaciones, atento a lo que nos ocurre en este preciso instante. Vivir plenamente diferenciando lo que es realidad de lo que son fantasmas del pasado o fantasías del futuro. Romper con las comportamientos automatizados que hemos ido adquiriendo desde la infancia y que al ser insconscientes nos restan libertad y autenticidad.

Autorresponsabilidad

Ver cual es el papel que juego yo en mi propia biografía. Ser responsables de nosotros mismos, de nuestras acciones y asumir las consecuencias que se derivan. Asumir la riendas de nuestro destino y dejar atrás roles victimistas o de desvalidos. Solo si te autoresponsabilizas de tus actos y emociones podrás generar dinámicas de autoapoyo.


Aceptación

Quererse a uno mismo tal y como es. Querer a la vida tal y como viene; es lo contrario a juzgar o pelear. Aceptar que en la vida hay tristeza, enfermedad, infidelidades y “malos pensamientos”, de igual manera que en la vida también hay amor, dulzura, risas y orgasmos. La Aceptación gestáltica es una invitación a vivir la vida plenamente, con sus claros y sus oscuros. Es un lugar firme y robusto desde donde construirse un espacio de aprendizaje y crecimiento.

Tu relación con el terapeuta, un compañero de viaje

Otro tema  crucial en la Terapia Gestalt es la relación entre el terapeuta y el cliente, ya que en ésta el terapeuta se presenta más como un compañero de viaje que como un guía o un experto. El terapeuta no sabe más sobre el cliente que el propio cliente y acompaña con su mirada entrenada en el viaje interior del cliente. El terapeuta gestáltico se debe presentar ante el cliente lo más libre de prejuicios e ideas preconcebidas posible, sin juzgar ni clasificar al cliente y poder estar con él aceptando y acogiendo todo lo que éste traiga.

En definitiva el terapeuta acompaña y hace de espejo para facilitar la toma de conciencia del cliente.

La Gestalt puede considerarse una forma de estar en la vida, de la misma forma que el explorador aspira a conocer los lugares más recónditos del planeta, el gestaltista aspira al autoconocimiento, de la misma forma que un biólogo se admira con los diferentes ecosistemas sin juzgar como mejor la Selva Amazónica que el desierto del Sáhara, el gestaltista observa, acepta y se deja admirar. De la misma forma que el niño expresa sus emociones y necesiadades de forma natural, la gestalt invita a reconocerse de la forma más auténtica posible, sin filtros ni presiones sociales. En definitiva la Gestalt es una invitación a la plenitud, la curiosidad y al amor.

Encontraras mucha bibliografía e información en la red sobre que es la Terapia Gestalt y por supuesto, te invito a que me contactes si tienes alguna duda o comentario.